SPA_anorexia-treatment

1. Introducción

Cuando tenía alrededor de 5 años de edad, solía estar en la cama y me preguntaba por qué nací, por qué mis padres son como son y por qué no nací en una familia diferente. I would wonder what I was before I was conceived and what my future would look like. Me preguntaba lo que yo era antes de ser concebida y cómo sería mi futuro. However, I would not find any answer to these thoughts.Sin embargo, yo no encontraba ninguna respuesta a estos pensamientos.

En realidad, no creía en Dios ni seguía ninguna religión.  En mi mente tenía una mala imagen de Dios.  Los niños en la guardería o la escuela me dijeron que Dios era un anciano con una larga barba blanca sentado en el cielo gobernando la creación.  Yo simplemente no quería creer eso.  En la televisión vi cómo muchas personas se mataban entre sí en guerras y peleas debido a tener diferentes creencias religiosas.  Pensé que Dios debía ser muy cruel, ya que muchas personas luchan entre sí debido a Él y se matan y se torturan unos a los otros.  Pero yo tenía un sentimiento fuerte de que había algo más allá de mi comprensión – una especie de fuerza que creó nuestro mundo.  A través de la naturaleza, los animales y las plantas me sentía conectada con este tipo de fuerza.  Cuando el ambiente no era tratado adecuadamente o cuando la gente torturaba a los animales u otros seres vivos, me sentía triste.

2. Adolescencia

En 2008, cuando tenía unos 12 años de edad, mis padres tenían problemas maritales.  Mi padre también sufría de una enfermedad mental, que a veces era muy difícil de tratar y entender.  En ese momento, mi mamá trató de protegernos lo más posible e intentó de muchas maneras de mantener a la familia unida.  Sin embargo, nosotros no nos sentíamos bien y la familia parecía un poco separada.  Yo evitaba volver a casa directamente después de la escuela, y prefería reunirme con amigos y regresar a casa por las noches.  Me sentía incómoda en casa y también desde adentro, como separada de mi verdadero yo.

A la edad de 13 años, solía compararme con otras chicas y me sentía mal conmigo misma. Pensamientos acerca de ser fea y demasiado gorda surgieron en mi mente.  Así que empecé a hacer dieta y después de 1-2 meses mis amigos y familiares mencionaron cómo mi figura se veía mejor y aprecié mi pérdida de peso. Perdí unos 2-3 kilos de peso, pero no paré de hacer dieta, a pesar de que estaba en un peso normal.  Yo quería ser más hermosa y apreciada por la gente.  Para motivarme a seguir para bajando de peso, me gustaba ver las revistas de moda y buscar en Internet sobre cómo perder peso.  Traté de reducir la cantidad de comida que consumía y contaba las calorías de los alimentos que comía en una base diaria.  De alguna manera me puse más extrema y no fui capaz de detener la dieta, aunque estaba bastante delgada en ese tiempo ya.  Desarrollé anorexia.

3. Tendencias anoréxicas

Debido a mi anorexia nerviosa, cada día me obligaba a comer menos que el día anterior y pronto reduje la cantidad de alimentos a cerca de 200 a 300 calorías al día.  Mi energía vital, así como mi energía mental estaba reducida, pero mi mente seguía siendo bombardeada con muchos pensamientos diferentes acerca de miradas, de ser cada vez más delgada, así como mucha rabia y de pensamientos de odio hacia mí misma y los demás.  Vivía en mi mundo y mi percepción de las cosas, estaba totalmente sesgada. Como yo estaba con bajo peso debido a la anorexia, mis amigos y familiares me dijeron que me veía enferma y me aconsejaron que dejara de hacer dieta y perder peso.  Me enojaba y pensaba que tenían envidia de mí, ya que era capaz de perder tanto peso, trabajando tan duro y obligándome a comer menos y que ellos fallaban en hacer lo mismo (Nota del editor: Tales pensamientos como la necesidad de ser extremadamente delgada y perder peso a toda costa, suelen ser inducidos por energías negativas. El remedio para esto es realizar práctica espiritual conforme los 6 principios básicos de la Espiritualidad)

Empecé a criticar a los demás cada vez que comían y me sentía disgustada al ver un producto alimenticio.  Debido a los problemas familiares, rara vez teníamos comidas juntos como una familia y siempre que ese era el caso, debido a la anorexia, volvería a comer muy poco para mostrar a mis padres lo poco que estaba comiendo y lo disciplinada que era.  Yo quería tener el control total de mi dieta.  Mi mamá se preocupaba por la anorexia que había desarrollado y trató de convencerme de entrar en tratamiento, sin embargo, me exalté y enojada le grité que podía comer lo que quisiera, que era mi cuerpo y podía  tratarlo como yo quisiera.  Odiaba mi cuerpo y quería hacerme a mí misma tanto daño como fuera posible.

En ese momento, empecé a tener pensamientos suicidas y tenía la impresión de que era una muy mala hija con mis padres, al causarles tantos problemas. De alguna manera yo quería escapar de la vida.

4. Búsqueda de atención

Yo  buscaba atención con mi figura anoréxica  y pensaba que los demás me alababan, porque era capaz de estar delgada. Así que empecé a usar ropa reveladora , como faldas cortas y camisetas ajustadas. Pero al mismo tiempo me sentía avergonzada de mi cuerpo y me veía  demasiado gorda. Pronto también empecé a salir y a beber alcohol a la edad de 13 a 14.  Mis padres no sabían nada acerca de esto, porque yo les decía que estaba durmiendo en casa de un amigo.  Mi comportamiento fue muy diferente en comparación con mi estado habitual.  Hablaba de manera diferente también.

Fue durante este período, que mi mamá me llevó al hospital, ya que sufría de enfermedades como un estómago hinchado y no podía ir al baño durante muchos días. También me  enfriaba, temblaba  y me dolía el cuerpo.  Los médicos me aconsejaron ir a una terapia para curarme de la anorexia.  Me hicieron consciente del mal estado en que estaba. Sin embargo, como yo para nada quería someterme a un tratamiento, me comprometí a comer más con el apoyo de mi mamá. Mi madre entonces me obligó a comer y una vez que me senté a la mesa comencé a sollozar, me sentía fatal de comer la cantidad de comida que me sirvió.

Después de un tiempo puse peso de nuevo, pero me sentía muy culpable por ello. Mis hábitos alimenticios todavía no eran normales y yo todavía estaba contando mis calorías diarias y yo me pesaba por lo menos una vez al día, ya que tenía miedo inmenso de subir de peso y engordar.  Sin embargo, mis amigos y familiares no realizaron ningún comentario más acerca de mí por ser demasiado delgada.

5. Ocultando el problema de la anorexia nerviosa y la adicción a las compras

A la edad de 14-15 mis padres se divorciaron, ya que la situación familiar sólo empeoraba. La enfermedad mental de mi padre también se incrementó y dejé de verlo durante aproximadamente un año.  Una vez más tendría pensamientos negativos sobre mí misma y también me culpaba a mí misma por su separación y quería castigarme, así que otra vez empecé a comer menos.  Mi apetito también se redujo.  Esta vez comí incluso menos que antes. Reduje la cantidad de alimento a sólo una manzana al día y mi peso bajó a 36 kilogramos, que era unos 15 kilogramos menos de lo que antes pesaba.  Como me sentía culpable por comer, me escondía en mi habitación para comer y cada vez que mi madre venía a verme, escondía la pieza de fruta a mis espaldas.  Pensé que merecía comer nada en absoluto y que debía sufrir.

Mis intereses por la moda aumentaron y me comparaba a mí misma con las modelos de pasarela, también quería ser flaca y quería que mis huesos fueran visibles.  También hubo un aumento en mi costumbre de ir a comprar ropa.  Por un tiempo, solía salir de compras 2-3 veces a la semana.  Mi mamá me daba dinero para comprar comida, pero en lugar de eso gastaba todo el dinero en ropa nueva (Nota del editor: la adicción a las compras suele ser también inducida por energías negativas.)

6. Conociendo a la SSRF

Mi salud sufrió mucho y me sentía tan débil, que a veces apenas podía caminar. Empecé a tener erupciones, piel seca y los labios azules.  Mi mamá estaba preocupada por mi salud y entró en contacto con mi padre.  Él solía llevarme a diferentes médicos debido a estos problemas de salud. Cuando me vio, después de mucho tiempo, estaba muy impactado y quería ayudarme a salir de este estado. Tuvimos conversaciones acerca de lo sucedido en los últimos años y también sobre la vida y su sentido y me sentía muy bien hablando con él.  De alguna manera él también me llevó a comer de nuevo, pero yo no era capaz de comer mucho o subir de peso. Después de unas semanas, me dijo que él conoció una organización, que era SSRF.  Mencionó cómo le ayudó a mejorar, pero yo era escéptica al respecto.  Muchas veces le pregunté si SSRF estaba relacionado con Dios, pero mi padre me calmaba diciendo que no tenía nada que ver con Dios, sólo con la vida misma y cómo encontrar tu verdadero yo de nuevo.

En ese tiempo, mi padre estaba haciendo servicio a la Verdad Absoluta (satsēvā) de traducir los artículos del Inglés al alemán.  Pero como el alemán no era su lengua materna, solía pedirme ayuda en la traducción de algunas frases.  Me sentía tan feliz y alegre al traducir los artículos de la página web SSRF, así que le pregunté si podía traducir algunos artículos más.  En ese momento me di cuenta de que SSRF estaba sin duda relacionada con Dios, pero este Dios era diferente del tipo que solía escuchar de cuando yo era una niña pequeña. Este Dios era hermoso y no cruel en absoluto, él estaba en la naturaleza y la Madre Tierra.

7. Inicio de la práctica espiritual

Pronto mi padre me presentó a los aspirantes de SSRF, y así empecé a hacer el servicio a la Verdad Absoluta  de traducción y corrección de artículos de Inglés al alemán. También empecé a cantar el nombre de Dios y asistí a la compañía de la Verdad (satsang).

Una noche, me sentía muy enferma y desperté a mi padre para informarle acerca de mi estado.  Yo estaba llorando tendida en el suelo, ya que tenía un dolor inmenso en el cuerpo. Le pedí que llamara a una ambulancia, ya que no podía soportar el dolor. Sin embargo, se mantuvo en calma total y me dijo que me acostara de nuevo y él se haría cargo. Él me trajo un vaso de agua, agitó con la mano una varita de incienso SSRF a mi alrededor, quemó algo de alcanfor y puso fotos de diferentes principios de Dios (Deidades) en todo mi cuerpo. Me quedé dormida y después de sólo 3 horas me sentí muy fresca y ligera. Todo el dolor de cuerpo desapareció.  No podía explicar este incidente para mí y estaba convencida de que sólo una fuerza superior como Dios pudo haberme salvado de este dolor. Desde entonces mi fe en Dios aumentó y hubo un intenso sentimiento de gratitud hacia Él. Yo no quería dejar de orar, ), hacer el canto de Su Nombre y hacerservice unto the Absolute Truth. servicio a la Verdad Absoluta. The curiosity to experience God increased.La curiosidad de experimentar a Dios aumentó.

También empecé a comer normalmente y dejar pensamientos acerca de mi cuerpo y la moda se redujo drásticamente.  Pronto regalé mucha de mi ropa, ya que la mayoría de mi ropa era negra y tamásica  en naturaleza.  Los aspirantes también me aconsejaron no usar ropa reveladora y recoger mi cabello,  y después de la aplicación de sus sugerencias, me sentía más segura cuando caminaba por la calle.  Los hombres ya no me miraban tanto ni hacían comentarios. La introversión en mis pensamientos también aumentó.

8. Visita al Centro de Investigación Espiritual SSRF en Goa

En 2012, a la edad de 16, después de 7-8 meses de práctica espiritual, tuve la oportunidad de visitar el Centro de Investigación Espiritual SSRF en Goa, India. En ese momento Dios me dio la siguiente experiencia: Cuando el avión estaba a punto de aterrizar en la India, empecé a llorar y yo no sabía por qué. Yo estuve llorando durante unos 30 minutos.  En el cielo vi todas las deidades y los principios de Dios dándome la bienvenida, y por encima de todos ellos, una gran forma de Shrīkrushṇa  (Una Deidad universal Superior) se me apareció y me dio la bienvenida.  Él dijo: “Bienvenida de vuelta a casa Lara, ahora todo va a cambiar para mejor, no hay necesidad de preocuparse, ahora estás a salvo”.  Sentí que estaba de vuelta en casa.  Vi la ciudad de Mumbai desde arriba y me sorprendió.  Yo estaba llorando aún más y le pregunté a Dios: ¿donde he estado yo todos estos años?  ¿Qué ha sucedido?  ¿Cómo es que Mumbai se ha vuelto una ciudad tan grande?  Entonces me vi unos 1000 años atrás haciendo práctica espiritual en la India.  Pero de alguna manera debo haber cometido muchos pecados,  y por eso que mi nivel espiritual debe haber caído y nací de nuevo para continuar mi práctica espiritual. (Ese es el sentimiento que Dios me dio.)

Mis estancias en el Centro de Investigación Espiritual de SSRF me dieron un montón de inspiración y motivación para continuar mi práctica espiritual. Muchas veces experimentaba la importancia de la práctica espiritual y como únicamente la práctica espiritual y una conexión con Dios podían darme Beatitud y sacarme del sufrimiento.  A veces todavía solía tener pensamientos suicidas y caer en  depresión.  En esos momentos, yo oraba a Dios con sinceridad y sentía Su presencia a mi lado.  A través de estas situaciones, sentí que Dios era mi mejor amigo, así como mi madre y mi padre.  Me sentí como que era un niño pequeño, que no podía hacer nada sin Dios.

9. Tomando conciencia de una entidad negativa dentro de mí

Durante mi segunda estancia en el Centro de Investigación Espiritual SSRF, la energía negativa en mí, un brujo sutil (māntrik), empezó a manifestarse violentamente y pude ver ahora cómo debe haber influido en mi vida y comportamiento, ya que solía tener intensos pensamientos sexuales, pensamientos de desnudarme a mí misma y  de soltarme el pelo durante estas manifestaciones, los mismos pensamientos que había estado teniendo unos pocos años atrás.  El brujo sutil en mí también me hizo hacerme daño golpeando mi cabeza contra el suelo y las paredes, o tratando de estrangularme a mí misma.  Sin embargo, sentí que la presencia de Dios era mucho más fuerte en estos tiempos, y Él siempre me sacaba de estos estados. Después de estas manifestaciones me sentía mucho mejor y más ligera, como si el brujo sutil en mí hubiera perdido un poco de energía y fuerza debido a la pureza espiritual del Centro de Investigación Espiritual SSRF.  Los aspirantes me ayudaron mucho y realizaron tratamientos espirituales en mí

En la SSRF me aconsejaron sentarme y hacer el canto durante 5-6 horas al día como remedio curativo espiritual y también me dieron la oportunidad de hacer el servicio a la Verdad Absoluta De crear imágenes para el sitio web de la SSRF, lo que me ayudó enormemente a superar los pensamientos negativos, ya que esto ocupaba mi mente y me daba una sensación de beatitud y conexión con Dios.

También hacía autosugestiones prescritas por aspirantes de la SSRF para tomar conciencia de los pensamientos que me había puesto el brujo sutil. Ya que su objetivo era obstruir mi práctica y tratamiento espiritual, fue muy beneficioso para mí poder diferenciar sus pensamientos de los míos, ya que esto disminuyó su control sobre mí cuando ignoraba sus pensamientos.

10. Estado actual (2014)

Por la gracia de Dios, siento que la energía negativa aflictiva en mí se ha reducido. La práctica espiritual y el tratamiento espiritual realmente funcionan. Tengo pensamientos menos negativos sobre mí misma y soy capaz de disfrutar más cada momento. Hay un sentimiento de que Dios está conmigo todo el tiempo, a pesar de que yo no soy capaz de sentirlo siempre.  Mis hábitos alimenticios han cambiado para bien y ahora siento que debo nutrir mi cuerpo que Dios me dio, con comida buena y saludable en lugar de hacerme daño.

A veces todavía me siento muy gorda (aunque yo no tengo sobrepeso en la realidad), pero luego cuento a los aspirantes al respecto y  me ayudan a salir de ese estado de ánimo. Además, Dios me hizo darme cuenta de que incluso cuando estaba flaca y  me veía más bonita así, todavía no me sentía feliz en absoluto.  De alguna manera la satisfacción ilusoria que obtenía de la pérdida de peso y el tener un montón de ropa de moda era nada comparado con la dicha de hacer práctica espiritual. A veces, durante el satsang o el satseva, Dios me da la experiencia de perder conciencia de mi cuerpo y soy incapaz de explicar o entender bien esta experiencia correctamente, pero en este estado me siento muy hermosa.  Me siento hermosa, porque Dios está dentro de mí y siento que en su presencia todo es hermoso.

Doy un millón de gracias a Dios, por haberme traído a este camino y por librarme del sufrimiento y de la angustia.  Por la gracia de Dios tuve la oportunidad de salir de este estado anoréxico bastante rápido, y ahora puedo realizar práctica espiritual regular y experimentar Beatitud.

– Sra. Lara Müller, Viena, Austria, EU (nombre de alias para proteger la privacidad de la aspirante)