Principios básicos espirituales

Ir de muchos a uno

Este principio establece que en nuestra práctica espiritual tenemos que dirigirnos de “Muchos” a “Uno”. Cuando enfocamos nuestros esfuerzos de esta manera el resultado es mucho más poderoso.

¿Qué es más efectivo?

  • Si queremos tener acceso a un acuífero:
    (a) Excavar un sólo pozo de 10 metros de profundidad   (b) Cavar 10 pozos de 1 metro cada uno

  • Si queremos obtener un ticket gratis:
      (a) Acumular kilómetros viajeros de varias aerolíneas    (b) Acumular kilómetros viajeros de sólo una línea aérea

En el contexto de la Espiritualidad, veamos como este principio funciona a través de distintos caminos genéricos a Dios:

Camino de la Acción (Karmayoga): En la etapa inicial, un aspirante espiritual (sadhak) da limosna a varios mendigos y donaciones a diferentes fundaciones – se encuentra en el “mundo” de Muchos –. En una siguiente etapa, éste enfoca sus esfuerzos en una sola causa: la más recta y la más efectiva para su progreso espiritual. Por ejemplo, una donación a una sola escuela o un hospital.

Camino del Conocimiento (Dnyanyoga): Después de estudiar varios textos, desde la filosofía de la nueva era hasta textos religiosos y espirituales, el aspirante espiritual  finalmente se atiene a uno solo: aquel que tiene el mayor porcentaje de verdad espiritual y pone en práctica lo que se aconseja.

Camino de la Devoción (Bhaktiyoga): Un aspirante espiritual  progresa de la adoración de varias deidades a la adoración de sólo una; va a un lugar de peregrinación en vez de ir a muchos; lee un libro de versos sagrados en lugar de varios. En otras palabras, concentra sus esfuerzos en aquello que despierta la máxima emoción espiritual y devoción.

Camino de la repetición (canto) del Nombre de Dios (Namasankirtanyoga): Aquí el aspirante espiritual canta el Nombre de sólo una deidad en lugar de cantar el Nombre de muchas. Canta aquel Nombre que es el más conducente para su progreso espiritual.

Camino de la Gracia del Gurú (Gurukrupayoga): Después de visitar a varios Santos, un aspirante espiritual finalmente visita sólo a un Gurú; se enfoca y dedica a éste. Independientemente del camino de Espiritualidad que uno siga, el progreso espiritual no ocurre realmente más allá de un cierto nivel sin la gracia de un Gurú.