Si los fantasmas (demonios, diablos, energías negativas, etc.) hacen práctica espiritual, ¿Por qué no se convierten en mejores seres?

Existen muchas diferencias entre un aspirante espiritual y un fantasma al hacer práctica espiritual.

  • Diferentes intenciones: La principal diferencia está en la intención detrás de la práctica espiritual. Para los aspirantes espirituales, la intención es disolver los cinco sentidos, mente e intelecto para alcanzar la realización de Dios. Disolver los cinco sentidos, mente e intelecto, significa que nos identificamos con el Alma o el Dios dentro nuestro en todas las actividades de nuestra vida. Para un fantasma, la intención es ganar poder o energía espiritual. Para un aspirante espiritual, la práctica significa disminuir el ego que es una función de los cinco sentidos, mente e intelecto, y para el fantasma significa incrementar el ego.
  • Disminuir vs incrementar los deseos: Un verdadero aspirante espiritual se esfuerza por reducir los deseos, mientras que el fantasma utiliza su energía espiritual para satisfacer sus deseos mediante la posesión de personas etc.
  • Enaltecer vs dañar a la sociedad: El verdadero aspirante espiritual trabaja para el bienestar de la sociedad a nivel espiritual en el sentido universal de la palabra, mientras que el fantasma reúne energía espiritual para dañar a la sociedad.

La conclusión es que hacer práctica espiritual y ganar poder espiritual es similar a trabajar en una empresa para ganar dinero. La intención que tiene la persona sobre qué hacer con el dinero depende de ella. Entonces, el fin para el cual uno utiliza la energía espiritual define si seremos como un aspirante espiritual o como un fantasma después de nuestra muerte.