La Espiritualidad debe ser experimentada

Conceptos Generales en la Espiritualidad

Antes de explorar los pasos en la práctica espiritual, es bueno que entendamos algunos conceptos de la Espiritualidad.

3.1 La Espiritualidad debe ser experimentada

En la Espiritualidad, las palabras tienen una importancia de sólo el 2 %, mientras que el 98% restante se encuentra en la experiencia de lo descrito en dichas palabras.

En la figura, vemos dos acantilados y entre ellos una separación. ¿Cómo cruza uno del conocimiento intelectual puro, al otro lado, de manera que se pueda experimentar dicho conocimiento?

El puente representa la “práctica espiritual” y es la llave para la experimentación del conocimiento intelectual.

La “práctica espiritual” es una dificultad  hasta para la persona más inteligente que lee o escucha a cualquier materia en Espiritualidad. La razón es que la mayor parte de los intelectuales tienden a quedarse atrapados en las palabras y discuten las Escrituras Sagradas. Sin embargo, al final, uno necesita experimentar la Espiritualidad y las palabras expresadas en las Escrituras. (Refiérase al artículo en ¿Qué son Experiencias Espirituales?)

Esto puede ser entendido a través de la historia bien conocida del erudito y el barquero.

Había una vez un erudito que estaba siendo transportado a través de un río por un humilde barquero. Durante el paseo, pasaron el tiempo conversando. El erudito nombró una serie de textos sagrados y le preguntó si los había estudiado. Cuando el barquero le respondió negativamente, el erudito comentó, “Has desperdiciado la mitad de tu vida”. Mientras continuaba la discusión, al bote le brotó una fuga y el agua rápidamente entró por las grietas. Viendo esto, el barquero le preguntó, “Señor, ¿sabe nadar?” El eruditó le respondió, “He leído muchos libros sobre natación y recolectado mucha información al respecto, pero no sé nadar”. Entonces el barquero comentó, “Entonces ha desperdiciado toda su vida. ¡Este bote está por hundirse!”.

El conocimiento teórico del erudito era inútil para él. Del mismo modo, para ser capaz de cruzar este océano enorme de vida mundanal  y experimentar felicidad a través de ella, uno deberá practicar la Espiritualidad y no sólo adquirir el conocimiento verbal e intelectual.